Lagrimeo constante de ojos

El lagrimeo constante tiene como principal causa la obstrucción lagrimal.

Entre las diferentes técnicas quirúrgicas que empleamos para la recanalización de la misma, se encuentran: sondaje, dacriocistorrinostomía y conjuntivo-dacriocistorrinostomía. Para las cuales tenemos al uso de tecnología endoscópica y del láser, evitando así la cicatrización cutánea y los riesgos derivados (estéticos e infecciosos).

Algunos de los posibles problemas que pueden provocar el lagrimeo constante son el blefaroespasmo, la parálisis facial y la cavidad anoftálmica.

Sondaje lagrimal – Es un procedimiento quirúrgico que se realiza para tratar la obstrucción congénita de la vía lagrimal. Se realiza de forma ambulatoria y bajo anestesia general. Consiste en abrir las membranas que la obstruyen para permitir que la lágrima drene correctamente. (Esta intervención es habitual en niños de entre 9 meses y un año)

Dacriocistorrinostomía – Es un procedimiento quirúrgico que se realiza para tratar la obstrucción de las vías lagrimales por debajo del saco lagrimal. Consiste en crear un conducto nuevo de drenaje con tejido extraído del propio paciente. Se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia local y sedación.

Blefaroespasmo – Es una contracción espasmódica involuntaria y repetitiva del músculo circular alrededor del ojo que provoca posturas y movimientos anormales

Parálisis facial – Es la imposibilidad de mover músculos de la cara. En este caso, el músculo alrededor del ojo, de tal manera que no se puedan abrir y cerrar correctamente los párpados.

Cavidad anoftálmica – Es la falta de globo ocular o la necesidad de su extracción por causas médicas (ojos ciegos con intenso dolor, traumatismos, tumores intraoculares, …)

¿Quieres hacer alguna consulta?

El equipo médico del Instituto Oftalmológico Tres Torres responderá a tu solicitud.