Láser
AMARIS 1050 RS

Tecnología de última generación

En IOTT contamos con la última versión del Láser AMARIS para cirugía refractiva: miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia.

1 dioptría = 1 segundo.

Primer láser AMARIS 1050 RS instalado en España

Rápida

Indolora

Post-operatorio reducido

La cirugía refractiva más segura

Nuestra aportación tecnológica de última generación incorpora ventajas no sólo en la realización sino en el control y eficacia del tratamiento de la graduación. Esto permite que la cirugía sea la más segura que existe para el paciente.

Siempre a la vanguardia de la tecnología y al mismo tiempo de la seguridad de los pacientes, el Instituto Oftalmológico Tres Torres dispone de contratos de mantenimiento de todos sus equipos médicos para maximizar la seguridad de toda intervención o diagnóstico.

TE INFORMAMOS

Preguntas frecuentes sobre la operación con láser AMARIS

Este tipo de cirugía no produce ningún dolor, ya que antes de llevar a cabo la técnica LASIK mediante el láser AMARIS se aplica un anestésico tópico, lo que evita que el paciente llegue a notar molestias a lo largo de la operación.

El láser AMARIS 1050 RS combinado con un láser de femtosegundo elimina de manera eficaz las dioptrías a un ritmo aproximado de una dioptría por cada segundo, a lo que hay que añadir el lavado y secado que cierran la cirugía, por lo que se duración gira en torno a los 3 minutos de duración. Tras este proceso el paciente podrá marcharse a su casa y hacer vida prácticamente normal.

En un principio se espera que la técnica LASIK llevada a cabo mediante el láser AMARIS sea permanente, si bien es cierto que existen ciertos condicionantes que pueden propiciar que con el paso de los años lleguen a aparecer nuevos problemas de visión. Por ejemplo, la edad estimada hasta la cual el ojo puede presentar modificaciones son los 40 años, por lo que los pacientes intervenidos antes de esa edad podrían sufrir cambios con el tiempo; no obstante, lo habitual es que la cirugía ofrezca un resultado definitivo.

Las cirugías llevadas a cabo mediante un láser excimer, como es el caso del AMARIS, logran modelar la córnea separando las moléculas de los tejidos, lo que permite modificar su curvatura eliminando problemas de visión como la hipermetropía, la miopía o el astigmatismo.

Un láser excimer funciona por la emisión de una luz fría ultravioleta de alta energía, que resulta invisible y no produce cortes ni quemaduras en la córnea del paciente, lo que convierte a esta cirugía refractiva en una intervención segura.

La cirugía refractiva llevada a cabo con un láser excimer mediante la técnica LASIK ofrece resultados inmediatos y duraderos, además de presentar un posoperatorio más breve y rápido del que se produce en otros casos de cirugías refractivas con diferentes técnicas y tipologías de láser.

No se recomienda practicar ningún tipo de cirugía refractiva a embarazadas, personas con enfermedades autoinmunes o con dolencias crónicas -como la diabetes- u oculares -como glaucoma o retinopatía-.

Después de una operación refractiva mediante la técnica LASIK no se recomienda practicar deportes acuáticos o de contacto hasta pasado un mes, mientras que tras las primeras 24 horas sí se podría desarrollar la práctica del resto de deportes.

Por otro lado, se recomienda evitar lavarse la cabeza a lo largo del primer día, y protegerse ante la entrada de jabones durante todo un mes.

Consulta online

Financiación a tu medida

Te ayudamos en tu financiación, para que el dinero no sea un problema. Tu salud es lo primero.