vista cansada

El paso de los años no perdona en el cuerpo y es normal que pasados los 40 notemos cierto empeoramiento de nuestra visión, especialmente a corta distancia. Es en este tipo de casos cuando se hacen aún más necesarias las revisiones oftalmológicas con el fin de no perder calidad de vida. Porque es a partir de esta edad cuando entramos en la población de riesgo de padecer presbicia  o vista cansada.

Según las estadísticas, el 81% de la población española de más de 45 años la padece y si nos vamos a los mayores de 65, esta cifra aumenta al 98%, lo que supone un total de 17 millones de personas tan solo en nuestro país.

El principal síntoma de la presbicia es el empeoramiento de nuestra visión cercana. Que cada vez necesitemos más luz para ver los objetos de manera nítida o que nos tenemos que alejar para enfocar correctamente. Estos signos indican que nuestro cristalino está comenzando a perder flexibilidad. Y de seguir así, en un plazo de 5-10 años la pérdida puede ser total y que ello se traduzca en una dependencia completa de las gafas para cerca y, en algunos casos, también para lejos. También es un síntoma común el mayor cansancio visual o los dolores de cabeza provocados por este tipo de esfuerzos en el nervio óptico.

Lamentablemente, la presbicia es un problema que, a día de hoy, no se puede prevenir. Va acorde al envejecimiento de nuestro ojo y se relaciona de manera directa con la edad. Por lo que la única solución viable es su tratamiento con una operación de vista cansada como las que realizamos en IOTT.

Operación vista cansada

En nuestras clínicas de Madrid y Barcelona, contamos con el láser CATALYS y su sistema PresbyMax. La última tecnología para resolver los problemas oculares relacionados con las cataratas, la presbicia o la vista cansada. También existe la opción de realizar una microcirugía para implantar lentes intraoculares como las LIO Monofocales.

Eso sí, cada caso es diferente y por ello, todos precias de un estudio preoperatorio previo completo. Nuestro equipo especializado analizará las necesidades visuales que tenga y los resultados que se pueden conseguir tanto con las lentes multifocales como con una operación de vista cansada con el láser CATALYS.

En el caso de optar por una cirugía láser, las ventajas son mayores, puesto que no requiere hospitalización, la recuperación y el postoperatorio son más rápidos y sobre todo, ahorra cualquier molestia posterior.

Equipo IOTT