gafas daltonicos

En otras ocasiones ya hemos hablado del daltonismo y hemos dejado claro que, desgraciadamente, es una enfermedad que no tiene tratamiento. Pero es importante detectarla a tiempo, sobre todo para los niños en edad escolar. Ya que pueden tener dificultades a la hora de proseguir en su educación si no son capaces de diferenciar correctamente los colores. De no hacerlo, uede generar retrasos en el aprendizaje o ansiedad al no ser capaz de avanzar o ver diferente a sus compañeros. Conocer la anomalía y diagnosticarla permite desarrollar claves diferentes de reconocimiento. Pero, aunque no se pueda corregir, existen métodos para paliarlos. Y uno de ellos son las llamadas «gafas para daltónicos».

El daltonismo es un defecto visual viene derivado de un fallo en los genes que producen los pigmentos de los conos (las células fotorreceptoras que todos tenemos en la retina y que sirven para distinguir los colores). En los pacientes daltónicos, la falta parcial o total de fotoreceptores sensibles a la luz provoca que no se pueda interpretar de manera correcta la información de color. Por lo general ocurre entre verdes y rojos y normalmente es una condición hereditaria (congénita).

¿Qué son y cómo funcionan las gafas para daltónicos?

Las gafas para daltónicos filtran las frecuencias de color que hay entre el rojo y el verde (también las que hay entre el azul y el verde). De esta manera, permiten al cerebro distinguir con mayor precisión los colores y reduciendo la confusión que provocan ciertos tonos de rojo, verde, marrón etc. al tratar de percibirlos siendo daltónico. Es una solución útil. Pero lo más importante es que funciona. El ojo de una persona con este defecto visual, gracias al filtro de la lente, podrá distinguir las frecuencias ‘muy verdes’ o las frecuencias ‘muy rojas’ sin que las rojiverdes les confundan.

El siguiente paso a valorar es lo práctico de estas gafas. Por su elevado precio (actualmente solo se comercializan en EEUU) lo más habitual es que los pacientes que optan por esta solución sean personas de mediana edad. Por tanto, es normal que tras haber pasado «toda la vida» sin poder distinguir ciertos colores, ya se han acostumrbado y afortunadamente han desarrollado técnicas para orientarse en la vida diaria, como por ejemplo a la hora de distinguir los colores de un semáforo.

En definitiva, las gafas para daltónicos son una herramienta visual que ayuda pero no un tratamiento para corregir el problema. Son como las gafas o lentillas que puedes usar en tu vida diaria: te valen para distinguir y ver bien el mundo que te rodea, pero dependes totalmente de ellas para ver y al quitártelas vuelves a la realidad de ser miope o hipermétrope. Afortunadamente para estos defectos sí existe una operación definitiva, como es la operación de miopía por cirugía láser que realizamos en IOTT.

Equipo IOTT