despues operacion miopia

Como sabéis, operarse de miopía supone un paso de gigante hacia una mejor calidad de vida. Una vida libre de visiones borrosas, gafas e incomodidades a la hora de practicar deportes. Con la tecnología de la que disponemos en IOTT, además, garantizamos que, tanto la operación como el post-operatorio son los mejores del mercado. Por lo que la reincorporación a nuestra rutina tras someternos a este tipo de cirugía láser es rápida y sin apenas molestas.

Pero eso sí, hay que tomar una serie de precauciones mientras que nuestros ojos están aún recuperándose de la intervención. Porque, por muy avanzada que sea la tecnología, no deja de ser una zona delicada de nuestro cuerpo que hay que saber cuidar para garantizar la mejor calidad visual posible.

Recuperación de la vista

La visión completa tras la operación se recupera en un intervalo de 24-48h normalmente. Aunque en algunos casos puede ser hasta más rápido. En el caso de la nitidez, se recupera poco a poco de manera progresiva con el paso de los días. Y de hecho, es bastante habitual que recuperemos más del 100% de nuestra capacidad al cabo de unos días.

¿Qué molestias puedo tener después de la operación?

Por regla general es poco habitual sentir molestias severas, pero en algunos casos si que puedes notar cierta incomodidad. El caso más probable es la sensación de arenilla mientras que nuestro ojo se recupera. Esto, se irá pasando según avancen los días y se puede solventar durante este periodo con el uso de lágrimas artificiales que puedan ayudar a nuestro ojo a sentirse mejor.

También es normal que tras la operación, y también en los primeros días tengamos halos en nuestra visión cuando hay mucha oscuridad. Y a la inversa, algo de sensación de fotofobia cuando hay mucha luz. En cualquier caso, también serán molestias pasajeras.

En algunas operaciones de miopía, también nuestro ojo puede tardar en acostumbrarse a «ver bien» y por tanto, mostrarse lento la hora de enfocar objetos cercanos. No te preocupes. Es algo totalmente normal al operar ojos miopes ya acostumbrados a enfocar «mal». Ya que el cerebro y el ojo tienen que acostumbrarse al nuevo estado del cristalino y aprender a enfocar de manera correcta.

¿Qué precauciones tengo que tomar después de una operación de miopía?

Es recomendable descansar la vista todo lo que podamos. Para dormir, por ejemplo, es mejor hacerlo boca arriba y con oclusores oculares. Así evitaremos cualquier roce con la almohada, la sábana o la persona que duerma con nosotros. También puedes dormir de lado, siempre que te apoyes en el hombro. Pero bajo ningún concepto duermas boca abajo.

Por precaución ante el sudor y los golpes, recomendamos encarecidamente que durante las dos primeras semanas  no practiques ningún tipo de deporte. Y si lo haces, que sea algo suave como correr y a ser posible en un recinto cerrado. De esta manera evitarás que a tu ojo en plena recuperación le pueda entrar algún elemento extraño como polvo, humo, arenilla, etc… que pueda encontrarse en el ambiente. Y por supuesto, cualquier deporte de contacto deberás evitarlo a riesgo de sufrir cualquier leve contacto en los ojos. En el caso de que, como hemos dicho, no puedas aguantar y quieras practicar algún ejercicio suave, hazlo con la precaución de que no te entre el sudor a los ojos. Usa cintas o pañuelos para evitarlo.

Con el agua hay que tener también mucho cuidado. Durante las primeras dos semanas deberás evitar cualquier deporte acuático o baño en playas/piscinas. Esto es debido a que el agua puede contener algunas microbacterias, bacterias u hongos que pueden se perjudiciales para la recuperación de nuestro ojo. Una vez pasen estos 15 días, antes de lanzarte a la piscina, consulta a tu oftalmólogo. Ya que dependiendo de tu grado de recuperación podrás retomar estas prácticas o esperar algunos días más.

Y como siempre, para cualquier duda, consulta o posible molestia, consúltanos. Nuestra operación no acaba hasta que tú no estés completamente satisfecho 😉
 

SOLICITAR CITA

Equipo IOTT