Cuida tu visión: evitar el aumento de dioptrias

operar miopia sol

La miopía es un defecto visual de nuestro ojo que no se puede parar ni reducir de manera natural. Y seguirá su desarrollo hasta que nuestro ojo se haya desarrollado por completo (a los 25 años aproximadamente, aunque depende de cada persona). Sin embargo, es posible que aumente más allá de nuestra predisposición genética, sobre todo si no respetamos determinados hábitos saludables del ojo.

Por eso tenemos que tener ciertas precauciones para evitarlo y, sobre todo, aprender cómo cuidar la vista. Por ejemplo, convivir habitualmente con condiciones de luz desfavorables puede hacer que la miopía progrese más rápidamente de lo normal y llegue a cotas más altas que las que nuestra genética tenía previstas. Así, a lo mejor, podemos tener una dioptría más de lo que deberíamos, con la consiguiente molestia que conlleva.

Por eso es importante procurar no forzar el ojo. Sobre todo en la etapa de desarrollo (adolescencia). Si llevamos una graduación adecuada en nuestras gafas o lentillas y no forzamos mucho los músculos del ojo (por ejemplo, no pasando demasiado tiempo delante de pantallas y descansando adecuadamente) entonces mantendremos nuestras dioptrías estables en la medida de lo posible.

Está demostrado que la miopía progresa mucho menos durante los meses de verano. Esto es debido a que hay más luz natural y, por regla general, en la adolescencia se suele pasar más tiempo al aire libre en estas fechas. Aunque siempre hay que proteger nuestros ojos de la radiación solar con unas gafas de sol adecuadas. En este artículo te traemos algunas de las principales recomendaciones para los ojos, las cuales te ayudarán a mantener perfecta tu salud visual.

8 Consejos sobre cómo cuidar la vista para que no crezcan las dioptrías

Algunas de las recomendaciones para los ojos más habituales ya las conocerás con total seguridad. Sin embargo, lo cierto es que no siempre tenemos acceso a la suficiente información en este sentido; o bien recibimos datos manipulados o sesgados, o bien directamente no los recibimos. Por eso hemos considerado importante hablarte de lo que en oftalmología se consideran hábitos saludables del ojo.

  1. Cómo cuidar los ojos a través de la alimentación

    Seguro que en alguna ocasión has oído hablar de determinados alimentos recomendados para la vista. En realidad, no es necesario consumir un alimento específico, ya que una dieta completa en la que se incluyan las vitaminas A, C y E es suficiente para cuidar tus ojos a nivel alimenticio. No obstante, se trata de algo general, ya que la nutrición es un pilar fundamental para todos los órganos que componen el cuerpo humano y para la salud en general.

  2. La distancia hacia la pantalla, un factor fundamental para la vista

    En el momento en que vivimos pasamos mucho tiempo a lo largo del día mirando una pantalla. Ya sea por cuestiones profesionales, por dedicarnos a los estudios o por simple ocio, corremos el riesgo de que nuestra salud ocular se vea afectada por la iluminación de los dispositivos, por eso es esencial que no te acerques demasiado cuando estés atendiendo a una pantalla.

  3. La regla del 20 X 3, una de las mejores recomendaciones para los ojos

    Volviendo al ámbito laboral y a las pantallas, aunque también se puede aplicar en otros aspectos, una de las principales recomendaciones para los ojos es la denominada regla 20 X 3 o 20-20-20. Consiste en descansar la vista cada 20 minutos, apartándola de la pantalla durante 20 segundos y fijándola en un objeto que se encuentre a unos 5 metros aproximadamente (20 pies). Aunque pueda parecer una tontería, lo cierto es que es muy útil para reposar los ojos en el día a día.

  4. Cómo cuidar la vista a través de la postura

    ¿Alguna vez has pensado que tu postura podía tener influencia en tu salud visual? A esto nos referíamos cuando hablábamos de que no existe demasiada información acerca de cómo cuidar la vista. Pues bien, resulta muy frecuente la afición de leer un poco antes de dormir cuando ya nos encontramos tumbados en la cama, y lo cierto es que no es nada recomendable porque los ojos están haciendo un esfuerzo innecesario en ese momento. Es mucho más recomendable sentarse.

  5. Vigila la graduación de tus ojos de manera constante

    Otra cuestión importante es la vigilancia puntual de tu graduación. Tanto si ya tienes dioptrías como si no, es una de las recomendaciones para los ojos más habituales. Y es que, si no utilizas gafas cuando las necesites, o utilizas una graduación distinta a la que te corresponde, con el tiempo aumentarán tus dioptrías. Esto sucede nuevamente porque estarías sometiendo al ojo a un esfuerzo constante e innecesario.

  6. Iluminación natural, uno de los hábitos saludables del ojo

    Sin perder de vista la necesidad de proteger los ojos del sol con unas gafas homologadas y adecuadas para ello, es importante aprovechar la luz natural siempre que sea posible. Ahora bien, esto no significa que si entra algo de luz a tu casa debes quedarte solamente con ella aunque no sea suficiente. Se trata de utilizar los espacios exteriores para leer o simplemente pasear, tomando siempre las debidas precauciones.

  7. Ejercicios oculares para mantener tu vista en forma

    Existen determinados ejercicios basados en movimientos oculares o en activaciones del enfoque, utilizados en oftalmología para disminuir el cansancio ocular. Esta práctica, también llamada gimnasia ocular, es otro de los métodos más útiles y menos conocidos a la hora de aprender cómo cuidar los ojos. Eso sí, siempre debe ser un experto quien nos explique cómo hacerlo.

  8. La oscuridad, una mala compañía para tus ojos

    Seguro que esto no te supone ninguna sorpresa; de hecho, lo habrás podido intuir en algunos de los comentarios que hemos hecho en las anteriores recomendaciones para los ojos. No tiene ningún sentido que vivas en la penumbra con la intención de ahorrar en la factura de la luz o por cualquier otro motivo, ten en cuenta que este hábito es muy problemático para la salud visual.

Cómo cuidar los ojos: operación de miopía para evitar el aumento de dioptrías

La mejor opción para evitar el desarrollo de la miopía más allá de nuestra condición hereditaria es operarse de miopía en IOTT. Siempre y cuando nuestro ojo haya acabado su desarrollo (como hemos dicho antes a partir de los 25 años aproximadamente), la cirugía láser refractiva soluciona todos los defectos visuales y recupera el ojo a su estado original. Evitando posibles complicaciones posteriores.

Para asegurarnos de que la miopía se ha estabilizado y al operarnos no volverá a aumentar, son necesarios estudios previos y revisiones que también realizamos en el Institut Oftalmològic Tres Torres. De esta manera la operación será definitiva y no volveremos a necesitar gafas ni lentillas para corregirla. Además, las revisiones nos aseguran que no se padezca ninguna otra patología ocular y asegurar así su éxito. Por todo ello, te recomendamos que no te lo sigas pensando y acudas a nosotros. Estaremos encantados de quitarte las dioptrías y devolverte la felicidad.

También puede interesarte...

Consulta online

Financiación a tu medida

Te ayudamos en tu financiación, para que el dinero no sea un problema. Tu salud es lo primero.

Ir al contenido