Conoce a nuestros doctores: entrevista con el Dr. Juarez Escalona

doctor emilio juarez escalona

El Dr. Emilio Juárez Escalona es el director médico y cofundador del Instituto Oftalmológico Tres Torres. Nacido en Lleida, completó sus estudios de medicina en la Universidad de Barcelona en 1993, con premio extraordinario de licenciatura. Realizó la especialidad de Oftalmología en el Hospital de Sant Pau y amplió estudios en el Hospital Universitario de Bellvitge. Es miembro de la Sociedad Española de Oftalmología y de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto-refractiva (SECOIR), así como de la European Society of Cataract and Refractive Surgeons, además de otras numerosas sociedades.

Es especialista y pionero en cirugía refractiva con láser Excimer; cirugía de cataratas y presbicia (multifocal); intacs y crosslinking. Fue pionero en cirugía plástica ocular y orbitaria y es técnico
en manejo y divulgación de las técnicas de láser desde 1993; fue médico asistente del área de Óculo-plástica y Órbita del Hospital de Sant Pau y médico consultor del Servei Català de la Salut. Es Premio edición 2013 de ESEEA (Espacio Europeo de Estudios Avanzados) al liderazgo. Desde el año 2000, trabaja en el campo de las lentes intraoculares multifocales formando parte del grupo de lente tecnis multifocal. Ha presentado ponencias y cursos en congresos internacionales (Algarve, 2006) y nacionales (Elche 2005-2006,  Zaragoza 2005, Barcelona 2006, Benidorm 2007).

Elegido profesor en la técnica intacs desde el año 2005. Especialista y pionero en la técnica crosslinking. Compagina sus labores asistenciales con la dirección del IOTT.

¿Cómo llega usted a la oftalmología?

Fue una recomendación familiar al tener que elegir la especialidad. Mi intención inicial era neurocirugía o cirugía vascular. Fue un acierto.

¿Cómo nace el Instituto de Oftalmología Tres Torres?

La especialidad de la oftalmología exige mucho equipamiento. En centros multidisciplinares el espacio dedicado a oftalmología es limitado, por eso creamos un centro que disponga de todas las especialidades de la oftalmología y todos los aparatos necesarios para tratar cualquier problema o enfermedad de los ojos. Éste es el origen del centro creado el año 1996. En el origen está un equipo de médicos, un equipo profesional. Lo que queríamos es que la oftalmología se pudiera abarcar en todas sus especialidades y sin limitaciones de espacio para tratamientos e investigación.

En los años 90, cuando nadie hacía cirugía refractiva, comenzamos a tratar pacientes de miopía y observamos que funcionaba excepcionalmente bien, con recuperación muy buena. La incorporamos a nuestras especialidades con la correspondiente inversión en tecnología. Operé mi primer paciente de cirugía refractiva el año 1995 con un láser que ahora nos parece ya muy anticuado. La cirugía refractiva permite corregir problemas como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

El ojo es muy pequeño, por eso requiere un equipamiento muy complejo que necesita un espacio monográfico. Precisamente en aquella época comenzaron a aparecer aparatos muy nuevos que exigían disponibilidad de espacio: el láser para corregir la miopía, los escáneres de retina, etc. Antes, para la retina, el aparato para el láser ocupaba una sala. Y todos los aparatos ocupaban casi una planta entera. Necesitábamos crecer en espacio para disponer de toda la tecnología que fuera necesaria. La microcirugía exige un aparataje grande. Para los cinco minutos de unas cataratas, para una incisión de dos milímetros, exige aparatos que den soporte a la intervención. La tecnología ocupa prácticamente todo el quirófano.

¿En IOTT también se practica la optometría?
Efectivamente. Disponemos de siete especialistas oftalmológicos y en la parte de optometría disponemos de ópticos que son capaces de entender partes de la oftalmología que nos ayuden en el
seguimiento de pacientes. No tenemos “ópticos” sino “optometristas”. Las personas pueden acudir a graduarse la visión o para cualquier problema de oftalmología, pero nos hemos especializado en los tratamientos de microcirugía propios de la oftalmología más avanzada: láser, cataratas, retina, etc. La microcirugía comporta grandes ventajas: los riegos se reducen de manera importante.

¿Cuál suele ser el síntoma más habitual para que los pacientes acudan a IOTT?

La insatisfacción visual. Es todo aquello relacionado con la visión y que a mí me provoca un problema y quiero conocer la solución. Prácticamente se puede actuar en todos los problemas excepto en algunas enfermedades irreversibles. La tecnología ha avanzado tanto que existen tratamientos para enfermedades para las que tan solo hace cinco años no teníamos nada. Por ejemplo, la degeneración macular. El ojo es muy pequeño pero es más complejo incluso que el cerebro, es el órgano más evolucionado: el nervio óptico es una proyección del cerebro y si corta no se puede volver a recuperar; no tiene mielina y conecta directamente con el cerebro. En ojo hay alrededor de mil células distintas que no se pueden reproducir. Por eso es difícil curar sus enfermedades: no se puede hacer, por ejemplo, una biopsia. Requiere maquinaria muy compleja para los diagnósticos.

La prevención también es importante, pero es más difícil de hacer: se inicia en los más pequeños y eso quiere decir que los padres, antes de que exista una insatisfacción visual que el niño no puede formular, han de darse cuenta de que tiene un problema. Y antes de que exista un problema se ha de realizar una revisión. La hipermetropía, la miopía, el astigmatismo, cualquier problema, ha de conocerse preventivamente. Es distinto en el caso de un adulto que, por ejemplo, no ha llevado nunca gafas y puede darse cuenta del problema en sus inicios. En este caso es cuando surge el concepto de insatisfacción visual: cuando no veo bien por la noche, o de lejos, tengo una visión doble o dolores de cabeza.

IOTT se caracteriza por realizar acciones públicas de ámbito social. ¿En qué consiste la Unidad móvil?

Es un imprescindible acercamiento al paciente. La Unidad móvil nace porque nos dábamos cuenta de que a muchas personas, ante la degeneración macular o el glaucoma, les cuesta acudir al oftalmólogo o van muy tarde. Pensamos que con una unidad móvil, que pueda hacer una revisión y estudiar la visión y la presión intraocular, se podrían dar cuenta del problema y acudir a su centro. Nos ha sorprendido la cantidad de patologías que descubrimos. Cataratas, por ejemplo. La Unidad móvil forma parte del objetivo de prevención para que el eventual problema no llegue a un estado avanzado y lo estamos consiguiendo: detectamos problemas mucho antes de que las personas los perciban. Es una actividad gratuita y los distintos ayuntamientos nos ceden el espacio porque es un servicio útil. Atendimos a más de 4000 personas el año pasado. Otra acción es el control gratuito de la visión a los niños del Casal dels infants del Raval de Barcelona. Una
gran parte del fracaso escolar es causado por trastornos visuales. Cuando hacemos la revisión observamos si existe alguna dificultad para el aprendizaje correcto.

Equipo del IOTT

También puede interesarte...

Consulta online

Financiación a tu medida

Te ayudamos en tu financiación, para que el dinero no sea un problema. Tu salud es lo primero.