Cuidar la vista durante el embarazo

embarazo vision

Ya hemos visto en otras ocasiones cómo afecta el embarazo a la visión de las mujeres. Hablamos de posibles sequedades oculares debido a la pérdida de cantidad y calidad de lágrima. Para estos casos, es fundamental acudir al oftalmólogo y llevar un tratamiento ocular adecuado. Normalmente a base de lágrimas artificiales. Tenido en la cabeza siempre que al dar a luz, debemos volver a revisar nuestra visión para comprobar que cualquier problema se ha corregido y que no tenemos ningún otro tipo de complicaciones oculares.

Pero durante la gestación, pueden darse algunos otros cambios fisiológicos que afecten a la visión. Los más habituales son los cambios en la presión intraocular y los cambios corneales. Estos últimos, de hecho, pueden acarrear problemas como la intolerancia a las lentillas.

También hay que tener mucho cuidado en controlar las enfermedades visuales que ya se padecían antes del embarazo. Casos como la retinopatía diabética o la uveítis se pueden ver agravadas durante este periodo. Además, en el caso de la diabetes, si la embarazada ya la padecía previamente, hay que extremar la precaución aún más y realizar exámenes de visión periódicos. Porque las estadísticas señalan que el 30% de las diabéticas  desarrollan retinopatía durante el embarazo. En estos casos se antoja fundamental controlar los niveles de azúcar tanto del bebé como la madre. Otros problemas pueden surgir derivados de hipertensión arterial (como la preeclampsia y eclampsia), la ceguera cortical y la coriorretinopatía serosa central.

En definitiva, es importabnte someterse a una revisión oftalmológica durante el periodo de gestación y, al menos una, tres meses después de haber dado a luz para asegurarnos de que no tenemos ningún problema y cualquier anomalía en neustra visión que pudiera haber surgido durante este periodo se ha corregido.

Operarse de miopía después del embarazo

Pero lo que es seguro es que las dioptrías no aumentan con el embarazo. Y por eso, en caso de que suframos algún tipo de problema refractivo, no hace falta esperar a que ya preveamos que no vamos a quedarnos más embarazadas. Podemos operarnos de miopía en cualquier momento de nuestra vida. Eso sí, lo estamos, está totalmente contraindicado el realizar una cirugía de cualquier tipo, incluida la ocular. Deberemos esperar ha haber pasado la lactancia.
 

Equipo IOTT

También puede interesarte...

Consulta online

Financiación a tu medida

Te ayudamos en tu financiación, para que el dinero no sea un problema. Tu salud es lo primero.