zumo zanahoria vitamina a

Día a día hay que cuidar nuestra visión. No solo teniendo en cuenta las indicaciones sobre higiene y los exámenes médicos periódicos. Lo mejor para evitar, en la medida de lo posible, enfermedades visuales es llevar una vida sana y sobre todo una correcta alimentación. Ya hablamos hace unos meses sobre los mejores alimentos para cuidar tu visión y hoy nos vamos a detener en algo más específico y veraniego: los zumos.

Como sabéis, la salud visual requiere un constante aporte de vitaminas y minerales. En concreto, las más adecuadas para mantener una mejor visión son las vitaminas A, E y C. La vitamina A, también llamada retinol, es la más básica para la visión. Estimula la sensibilidad a la luz en la retina. Si algún día tenemos déficit de ella se nota muy fácilmente en situaciones de mayor oscuridad ambiental como el atardecer o la noche, donde nos costará más fijar la vista o notaremos  los ojos más cansados de lo habitual. La vitamina E es la encargada de regenerar el tejido ocular y proteger frente a inflamaciones y degeneraciones visuales. Y por último, la vitamina C aporta beneficios antioxidantes.

Uno de los alimentos más ricos en vitamina A son las zanahorias. Seguro que más de una vez habéis oído lo buenas que son para la vista. Pues bien, una buena manera de preparar algo refrescante para el verano es tomarlas en zumo. El zumo de zanahorias se toma crudo, ya sea solo o con otras frutas o vegetales. Una de las ventajas fundamentales de tomarlo así es eliminar uno de los procesos digestivos, la extracción de líquidos.

El cuerpo extrae la fibra  en forma de líquido, así que tomarla como un zumo, le ahorramos a nuestro organismo la tarea de separar el zumo de las fibras. Eso ayuda a recibir la máxima cantidad de sustancias nutritivas más rápidamente. Por lo que las vitaminas se asimilan antes. Lo ideal es hacerlo nosotros mismos de manera natural en casa con una licuadora. Ya que así nos aseguramos de que el zumo sea totalmente fresco y conserve todos lo valores nutritivos de la zanahoria hasta en un 95%. Los envasados pueden contener aditivos o conservantes además de haber perdido algo de valor nutritivo.

Equipo del IOTT