gafas_sol_polarizadas

Ahora que llega el verano, es importante proteger nuestros ojos de la radiación solar. Y recordar, un año más, que siempre se han de comprar gafas de sol homologadas por la CE y nunca fiarse de vendedores no autorizados. No debemos poner en peligro nuestros ojos con filtros inadecuados. ¡Puede ser muy perjudicial!

Como sabéis, los rayos ultravioletas son los causantes del posible daño en los ojos, por lo que es fundamental contar con una barrera adecuada entre la luz del sol y nuestros ojos. Este es el papel que desempeñan todas las gafas de sol. Pero en el mercado hay muchas variantes de gafas, no solo en lo estético sino también en la protección que brindan. En este aspecto, se han puesto de moda en los últimos años las gafas de sol polarizadas.

¿Cuándo usar gafas de sol polarizadas?

Las gafas de sol polarizadas tienen como característica principal filtrar la luz que recibe desde una dirección concreta. Lo habitual es que la lente polarice de forma vertical y se bloquee la que incide de forma horizontal. Por ejemplo, en el caso de reflejos molestos o deslumbramientos (muy habituales por la intensidad de la luz en verano) una lente polarizada es capaz de bloquearlas.

Por esta característica es muy habitual que se use al practicar deportes en verano, sobre todo los acuáticos, ya que el agua refleja intensamente la luz del sol y también para conducir, eliminando los posibles reflejos o deslumbramientos y permitiéndonos una visión sin interferencias de la carretera. demás, al eliminar el reflejo que produce el sol en superficies como el agua, permiten que nuestra vista vaya mucho más lejos si miramos hacia el fondo del mar o de un río. Pero las gafas de sol polarizadas no son solo para verano. También son muy útiles si practicamos deportes de nieve ya que la superficie blanca del paisaje de montaña refleja con intensidad la luz.

Inconvenientes de las lentes polarizadas

Las lentes polarizadas no deben ser utilizadas en todas las circunstancias al tener una serie de desventajas con respecto a unas gafas de sol normales. La más habitual es tener que quitárnoslas cada vez que cambie la intensidad de la luz. Por ejemplo, cuando entramos a un edificio donde el contraste hace que haya mucha menos luz. Sobre todo es molesto a la hora de mirar la pantalla de nuestro móvil. Al mirar superficies de LCD las imagenes se perciben demasiado oscuras y necesitamos unos segundos para adaptarnos. Esto es debido que este tipo de pantallas utiliza luz polarizada para formar las imágenes, por lo que veremos los colores alterados o incluso muy oscuros si miramos con nuestras gafas.

Otro inconveniente es que la protección de la polarización es solo en una dirección por lo que si inclinamos la cabeza es probable que nos lleguen reflejos de luz horizontal que nos puedan molestar.

¿Dónde comprar unas gafas de sol adecuadas?

Desde el IOTT, te recomendamos que siempre acudas a una tienda óptica especializada, ya que cuentas con la garantía de que todos los elementos de las gafas de sol estarán pensados para la protección de tus ojos. Así te libras de falsificaciones y falsos chollos que puedas encontrar por Internet que, en realidad, pueden hacer más mal que bien a tus ojos.

Equipo IOTT