Por qué veo manchas negras

Algunos pacientes afirman que ven manchitas negras, moscas volantes, puntitos, sombras o cuerpos flotantes. Objetos o formas que no se corresponden con algo real que tengamos en nuestro campo visual. En este caso, en realidad, están en el interior del ojo. Los pacientes suelen notarlo más en escenarios de contraste, por ejemplo, cuando miran a un fondo blanco. A veces, en situaciones que producen muchas molestias, como cuando queremos leer un libro, trabajar con el ordenador o simplemente disfrutar de un cielo azul despejado.

El término médico para esta patología es miodesopsia. Proviene del griego, myie que significa mosca; eidos, formas y ops que es visión.

Esto responde a la presencia de zonas que impiden el paso de la luz en el humor vítreo, esa masa de aspecto gelatinoso en el globo del ojo. Al desplazarse generan esa sensación de estar en movimiento o que parpadean.

Causas por las que ves manchas negras

En muchos casos, es una causa natural del envejecimiento. El ojo, con el paso de los años, va perdiendo agua y disminuye de volumen. También se va perdiendo transparencia e hidratación. La miopía puede ser otro factor para notar estas sombras.

Si es una persona joven la que padece esta molestia, se debe, principalmente a traumatismos oculares. Aunque puede haber más causas o patologías más graves como el desprendimiento de retina, por lo que siempre es recomendable consultar a un especialista.

¿Se pueden eliminar?

A día de hoy no existe un tratamiento realmente efectivo para erradicar la miodesopsia. Muchos, incluso, terminan acostumbrándose a su presencia.

Aunque es verdad que si estamos ante un caso muy grave, cuando esas manchas interfieren de forma significativa, impidiendo que la persona desarrolle su vida con normalidad, puede someterse a una intervención quirúrgica llamada vitrectomía.

Se trata de una técnica quirúrgica, con anestesia local y sin puntos, por la que se realiza unas incisiones de pequeño tamaño y se extrae el humor vítreo sustituyéndolo por otra solución líquida, gaseosa u oleosa. Es una cirugía efectiva y muy especializada, aunque con riesgos, por eso solo se recomienda en casos muy extremos y con síntomas realmente incapacitantes para el paciente.

Equipo IOTT