Fatiga ocular

Cuando pasamos muchas horas delante de un ordenador o mirando fijamente a objetos desde una distancia relativamente cercana, como pueda ser el caso cuando leemos con mucha atención o estamos trabajando en algún diseño o dibujo en papel, restauraciones, trabajos detallistas… es muy normal que al acabar la actividad o durante ella sintamos molestias oculares y en algunos casos, dolor de cabeza. Ya que los ojos tienen que realizar un esfuerzo acomodativo excesivo.

Esta cefalea es causada por lo que se conoce como fatiga ocular. Son dolores muy definidos y suelen desaparecer si dejamos de forzar la vista o descansamos los ojos. Se sitúan, sobre todo, desde la zona de los ojos hacia la frente y se reflejan hacia atrás. Esta sensación de pesadez puede repercutir en la zona que rodea al globo ocular, al puente de la nariz y la cuenca interior del ojo.

Si, además de éstos, sufres algún síntoma de la presbicia o vista cansada, es importante destacar que esta fatiga visual se vuelve mucho más frecuente, ya que el mecanismo de acomodación del ojo empieza a funcionar peor a partir de los 40-50 años.

Como normalmente este dolor está relacionado con la fijación ocular cercana, la mejor solución es dejar de hacerlo, masajear la zona dolorida y descansar la vista. Cerrar los ojos durante unos minutos o incluso una siesta con una luz muy baja lo aliviará.

Pero antes que en solucionar el problema, debemos pensar en prevenirlo para que nuestras actividades, ya sean laborales o como hobbies, no nos causen ningún daño a largo plazo ni empeoren nuestra visión. Realizar descansos periódicos, usar una buena iluminación mientras realizamos estas actividades, mantener la distancia y la posturas correctas de la espalda ayudarán sin duda, a evitar estas molestias.

Y recuerda que si los síntomas persisten o has notado cierta pérdida de visión o visión borrosa durante alguna actividad que requiera esfuerzo ocular, debes visitar a tu oftalmólogo cuanto antes. Cuida tu visión.

Equipo de IOTT