El arte del masaje en la cara

Con un buen uso de los dedos, la Gua Sha facial o la técnica sueca y japonesa relajan el rostro, alivian tensiones, favorecen la buena circulación sanguínea y eliminan toxinas. Los beneficios de masajear la piel del rostro son infinitos.

El día de Reyes fue la jornada acertada para sorprender a tus alegados o a ti mism@ con un regalo más que especial. Porque no hay nada mejor que apostar firmemente por los cuidados de tus más cercanos y por tu propio bienestar personal. Mañanas con alegría porque la del 6 de enero fue una fecha señalada para regalar o autorregalarse masajes faciales.

Bienvenid@ al paraíso del relax. Toma aire y déjate llevar por un descanso merecido en el jardín del placer, un buen masaje profesional en el rostro. Un masaje certero no solo relaja, sino que estimula y aflora una serie de beneficios a favor de tu salud y la de los tuyos. La técnica del masaje facial relaja la musculatura, activa el tono muscular y el sistema linfático, mejora la circulación sanguina, reduce el estrés, la ansiedad y las emociones adversas; a nivel estético, estimula la producción de colágeno, reduce las líneas finas y las arrugas y permite una absorción óptima en cuanto a productos adheridos para la mejora de la piel facial.

Los beneficios de masajear la cara son muchos. Dedica tiempo a la salud (a la tuya y a la de los tuyos). El tiempo se va y no regresa.

Haz un buen mantenimiento de tu cara. Alegra tu mirada, el espejo del alma. Relájate y echa el freno de mano, que el cuerpo y la mente te lo están pidiendo. El ritmo de vida que llevas se ha de rebajar. Desplegamos el abanico de posibilidades con respecto a las opciones de masajes faciales. Algunas de estas son las siguientes:

  • El masaje sueco. Esta variedad de masaje se inspira en la técnica sueca, que consiste en realizar movimientos circulares y amasar la piel, con el fin de relajar los músculos faciales y mejorar la circulación de la sangre.
  • Masaje Kobido. Viajamos hasta el lejano Oriente para citarnos con la esencia del Japón. En el imperio del Sol naciente saben bien lo que hacen: el método Kobido consiste en aplicar movimientos circulares en la cara, para relajar los músculos del rostro y favorecer que circule bien la sangre. Este masaje facial japonés es todo un arte para los sentidos.
  • Gua Sha facial. Las técnicas asiáticas causan sensación. Triunfan. Este método chino, el cual se apoya en la roca jade o en el mineral del cuarzo, trabaja sobre la mejora de la circulación sanguínea y la reducción de la hinchazón del cutis, mediante la aplicación de movimientos suaves, pero con firmeza.
  • Lifting facial manual. Se trata de un procedimiento que le pondrá peaje al paso del tiempo, contra el que lucha. A partir de movimientos que levantan manualmente la piel, esta técnica combate las líneas finas y las arrugas.
  • Uso de ventosas. Se trata de otra de las variaciones en materia de masajes faciales. El uso de ventosas en el rostro succiona la piel, mejoran la circulación de la sangre y fomenta la relajación de los músculos faciales.
  • Masaje linfático-facial. Este masaje se centra en la estimulación del sistema linfático, para liberar la retención de líquidos y eliminar, paralelamente, algunas toxinas. Por lo tanto, se aplican movimientos estimulantes con las manos.

Y de Japón, Suecia y China hasta Tailandia y la opción ayurvédica. Repasamos otras técnicas alternativas de masajes.  En la técnica basada en la medicina tailandesa, se combina la acupresión y los estiramientos para relajar la piel. En cambio, las técnicas ayurvédicas tratan de mejorar y equilibrar la salud de la piel, aplicando pequeñas presiones y realizando movimientos circulares con los dedos de la mano.

Disfruta de este mágico momento. Te has ganado un masaje relajante en un spa. Siempre es buena hora para dejar que las manos de un profesional hagan y causen un buen efecto sobre tu rostro.

Masaje facial, paso a paso

Se emplean movimientos distintos al tratar las diferentes áreas del rostro. Cada zona de la cara merece una atención especial:

  • Estiramiento facial. Suavemente, se utilizan las yemas de los dedos para estirar las zonas de la frente y la sien. Se ha de prolongar durante unos segundos ese estiramiento antes de soltar.
  • Mentón. Sutilmente, se realizan movimientos circulares sobre la mandíbula y el mentón. Recuerda, ha de ser de manera suave.
  • Mejillas. En ese caso, la fuerza de los dedos ha de aplicarse de manera ascendente, recorriendo las mejillas. Se pueden realizar pellizcos suaves en las líneas de las mejillas.
  • Ojos. Se utilizarán los dedos anulares. Estos recorrerán masajeando el contorno de los ojos. Lo movimientos serán circulares. Cabe la posibilidad de ejercer una ligera presión en el masaje, con el propósito de descargar la tensión que hace presión.
  • Frente. Las yemas de los dedos han de recorrer circularmente la frente, pasando también por las sienes. Es importante copar esfuerzos en las áreas donde se perciba tensión.
  • Cejas. Se emplean movimientos ascendentes y circulares. El dedo índice masajea suavemente todo el recorrido de las cejas.
IOTT_equipo_dr_emilio_juarez_escalona-300x300
Dr. Emilio Juárez
Especialista y pionero en cirugía refractiva con láser excimer; cirugía de cataratas y presbicia (multifocal); intacs y cross-linking. Es consultor en manejo y divulgación del láser excimer desde 1993.
También puede interesarte...

Consulta online

Financiación a tu medida

Te ayudamos en tu financiación, para que el dinero no sea un problema. Tu salud es lo primero.

Ir al contenido