queratitis

Si sufre un intenso dolor en los ojos, nota un enrojecimiento del polo anterior, lagrimea y le molesta especialmente la luz (fotofobia), puede que padezca queratitis.

Acuda a un especialista cuanto antes si padece alguno de estos síntomas y más cuando aparecen de manera repentina. Una infección ocular por queratitis bacteriana puede producir ceguera si no se trata.

Se trata de una inflamación de la córnea, esa membrana transparente abombada en la zona anterior del globo ocular y que está delante del iris.

Causas de la queratitis

Los motivos de una queratitis pueden ser múltiples, pero lo más habitual suele ser una infección bacteriana o vírica.

Lo más grave es que se produzcan úlceras que ocasionen una reducción de la visión por alteración en la transparencia de la córnea.

Si usa lentillas (descubre cómo eliminar las lentillas para toda la vida) o ha sufrido un traumatismo, puede ser más propenso a padecer una queratitis bacteriana.

Tipos de queratitis

La queratitis puede tener diferentes categorías. Una de ellas es la superficial que afecta solo al epitelio corneal. En este caso, se puede tener la sensación de tener un cuerpo extraño en la superficie del ojo.

La queratitis punteada es la más habitual y se trata de mínimas lesiones diseminadas.

La ulcerativa, es cuando se forma una úlcera en la superficie de la córnea.

Las que presentan una mayor gravedad son las llamadas profundas.

Aunque la más preocupante es la queratitis por amebas, causada por la Acanthamoeba, relacionada con el uso de lentes de contacto y soluciones oculares.

La queratitis por bacterias puede encontrarse la causa en una lesión o por el uso de lentes de contacto. Aquí encontramos la Staphylococcus aureus, la Pseudomonas aeruginosa o la Pseudomonas aeruginosa.

El herpes ocular o queratitis dendrítica, son infecciones víricas de la córnea provocadas por el virus del herpes simple.

La queratitis por oncocercosis por la mordedura de moscas negras infectadas. Más común en África.

Cuando se padece un parálisis facial puede provocar el cierre incompleto del ojo y con ello la sequedad de la córnea. Estamos ante lo que se conoce como queratitis por exposición.

La fotoqueratitis se produce por una exposición a radiación ultravioleta intensa.

¿Cómo tratar la queratitis?

La solución a esta patología dependerá en gran medida del tipo de queratitis que padezca el paciente. Generalmente se desarrolla con rapidez, por lo que es muy importante tratarlo cuanto antes, ya que si se complica o agrava puede causar ceguera.

Si se trata de un caso infeccioso se puede aplicar una terapia antibacteriana, antifúngica o antiviral. La queratitis por herpes simple se debe tratar con aciclovir.

Si usa habitualmente lentes de contacto, y para evitar sufrir este problema, procure lavar las manos siempre con agua y jabón antes de ponerlas. Evite el contacto con el agua en bañeras o piscinas. No las enjuague ni las guarde en agua. Ni tampoco use la lengua para humedecerlas.