La ergonomía visual hace referencia al estudio de la adaptación de las máquinas, muebles y utensilios, es decir, de todo nuestro entorno y que, de una u otra forma, incide sobre nuestra forma de ver y percibir. El objetivo es lograr una mayor comodidad y eficacia, además de prevenir y corregir problemas en la visión.

Este estudio se realiza principalmente cuando hacemos un prolongado uso de pantallas y dispositivos móviles y electrónicos. Las consecuencias negativas más habituales en estos casos son las anomalías musculoesqueléticas o el conocido como Síndrome Visual Informático (SVI).

Se trata de una afección temporal, que puede ocasionar visión doble y borrosa, sequedad ocular, ojos rojos, lagrimeo, mareos, náuseas y cefaleas, entre otros síntomas. Si no se corrige puede derivar en el desarrollo de la miopía de manera prematura u otros problemas visuales. Además, si miramos las pantallas con unas gafas mal graduadas, también influirá en una incorrecta visión. Y a la larga, en un rendimiento deficiente.

 

 

Consejos para una correcta ergonomía visual

Es posible evitar estos problemas si ponemos en prácticas estos consejos de ergonomía visual, es decir, si adecuamos los espacios de estudio y trabajo:

  • Mantener el área de estudio bien ventilada y a una temperatura normal. Evitar ambientes muy secos por calefacción o aire acondicionado.
  • Sentarse correctamente en el escritorio y mantener la postura adecuada. Las piernas ángulo de 90 grados y la espalda apoyada en el respaldo. Evitar cruzar las piernas, para favorecer el riego sanguíneo.
  • La silla es conveniente que sea regulable en altura para que nuestros pies siempre estén en contacto con el suelo y no cuelguen.
  • La mesa es conveniente que tenga una ligera inclinación para lograr una postura corporal más relajada y sin tensión.
  • Tener una iluminación correcta y adaptada a cada situación y espacio. Debe haber una en el techo y otra en el plano de trabajo que no se dirija a los ojos y que no haga sombra.
  • La luz de la mesa debe situarse a la izquierda para las personas diestras y al revés para las zurdas.
  • Configurar la pantalla del ordenador, así como los caracteres y el tamaño de la fuente, para facilitar la legibilidad.
  • Procurar que la pantalla esté limpia, para evita reflejos y deslumbramientos.
  • La distancia a la pantalla debe ser entre 50 y 70 cm y ubicarla ligeramente por debajo de la línea horizontal de visión, entre 10-15 cm.
  • El monitor de debe colocar perpendicular a la ventana.
  • Realizar descansos de 5 ó 10 minutos cada hora, varias los enfoques de cerca a lejos y parpadear con regularidad.
  • Levantarse a menudo, si es posible cada 30 minutos.
  • Visitar al especialista ante cualquier síntoma anómalo.

 

SOLICITAR CITA

Equipo IOTT