Los puzles, rompecabezas y los juegos de ingenio son ideales para ayudar a desarrollar la percepción y la memoria visual, no solo para los más pequeños de la casa, también para los mayores. Para los niños son perfectos para que desarrollen una visión sana, y para los adultos les ayudarán a corregir o prevenir diferentes patologías visuales.

Sin duda, son una alternativa más sana y adecuada a los dispositivos electrónicos que tantos problemas pueden acarrear a la visión.

No olvidemos que la visión es una habilidad que se entrena, que se va desarrollando y que es fundamental para el devenir de nuestra vida. Y es que un alto porcentaje de la información que recibimos es visual.

Por ejemplo, la visión periférica es crucial para lectura para cambiar correctamente de renglón o saber dónde se encuentra la siguiente línea.

Por tanto, los puzles o este tipo de juegos nos ayudarán, además, a detectar si los niños tienen algún problema visual o incluso del desarrollo normal de su inteligencia. Por ejemplo, podemos ver si identifican bien los colores, calculan correctamente las distancias de los objetos que tienen delante o tienen un adecuado campo visual.

Para los más pequeños podemos apostar por aquellos productos que tienen colores llamativos y muy vivos.

Hay que prestar especial atención a los que tengan como lupas, telescopios o prismáticos que usen lentes o espejos que, si no se usan de forma adecuada, pueden provocar problemas visuales o incluso quemaduras.

 

No debemos abusar de las pantallas

Debemos tener presente que el uso inadecuado de videoconsolas, móviles o tabletas, especialmente por su sobreexposición o no mantener la distancia adecuada, puede acarrear dolor de cabeza, ojos irritados, secos o cansados, disminución en la frecuencia de parpadeo, lo que provoca desgaste ocular, la aparición o el aumento de la miopía, incluso fotofobia. También fatiga visual y, en casos graves, generar problemas oculares, como la aparición de la presbicia en edades tempranas.

¿Qué debo tener en cuenta cuando seleccionemos una actividad visual?

Debemos tener en cuenta de que los productos que escojamos sean apropiados para la edad y grado de madurez y, por supuesto, debemos evitar los que contengan partes afiladas, puntiagudas o que actúen como proyectiles.

La iluminación LED puede suponer riesgos para la retina. Debe ser adecuada y suficiente, evitando los reflejos en la pantalla. Y los videojuegos deben limitarse a 15 minutos consecutivos y siempre en niños mayores de 12 años.

Cada cierto tiempo debemos relajar la vista mirando puntos alejados y colocar la pantalla a una distancia mínima de 30 centímetros y por debajo de la altura de los ojos.

Es importante, en cualquier caso, que acudamos a una revisión con el oftalmólogo al anualmente, o cada seis meses, para prevenir problemas visuales o si detectamos cualquier irregularidad.

 

SOLICITAR CITA

Equipo IOTT