por que operar miopia

La miopía es el defecto visual más habitual para la mayoría de la población. Hoy en día, desgraciadamente, es muy difícil encontrar gente que, de manera natural, no use gafas ni lentillas. Por suerte, en IOTT puedes decir adiós a las dioptrías gracias a nuestras operaciones de cirugía refractiva. Estas intervenciones son capaces de corregir, en apenas un minuto, cualquier defecto refractivo del ojo, ya sea miopía (la más habitual), hipermetropía o astigmatismo.

Vivir sin gafas ni defectos visuales es mucho más cómodo. Tener una agudeza visual completa es la mejor forma de vivir nuestro día a día. Además, recuperaremos totalmente la independencia. Ya no habrá que estar al tanto de limpiar correctamente las lentillas, preocuparnos a la hora de bañarnos o hacer deporte con total libertad. Con una visión perfecta ya podremos olvidarnos de estas pequeñas molestias y disfrutar de la vida tal y como es.

Condiciones para operarse de miopía

Si estás pensando en operarte de miopía tendrás que valorar también una serie de circunstancias para garantizar que la operación sea un éxito y puedas olvidarte de cualquier problema visual refractivo para siempre. Por eso, cuando acudas a IOTT, nuestro equipo experto oftalmológico evaluará tu caso antes de nada para darte la mejor recomendación de cara a una posible intervención. Hay que recordar que no todo el mundo es apto para operarse

Estos son los factores que hay que tener en cuenta:

  • No es recomendable operarse de miopía si eres menor de 23 años. Es aproximadamente a esta edad cuando podemos certificar que el ojo ha acabado de desarrollarse por lo que la miopía o hipermetropía pueden variar hasta entonces. Pero, aún habiendo pasado esta franja analizaremos si se han producido cambios en la graduación en los últimos tiempos. Por la misma razón que en el caso anterior, se necesita cierta estabilidad en el número de dioptrías para asegurar el éxito en la operación. Es decir, que no pueda volver a aparecer la miopía o hipermetropía.
  • El paciente no ha de tener ninguna enfermedad en los ojos. Deben estar sanos, sin problemas de retina u otras patologías. En caso de tenerlos, nuestro equipo de médicos podría evaluar el caso para efectuar otras intervenciones o tratamientos antes de la operación de cirugía refractiva.
  • Y por supuesto, es fundamental evaluar el historial del paciente, así como someterse a una serie de análisis clínicos que certifiquen su aptitud para ser intervenido sin ningún tipo de problema.

De todo ello, nos encargaremos en IOTT. Así que no te preocupes y ponte en nuestras manos. ¡Solo así podrás olvidarte de las gafas para siempre!

SOLICITAR CITA

Equipo IOTT